Importancia de que los objetivos sean SMART

D002.webp

¿Sabías que los objetivos Smart son capaces de contribuir en la constante evolución de las organizaciones? Las metas inteligentes permiten a la compañía superar sus desafíos y hacer un mejor uso de sus recursos.

 

Sin embargo, definir objetivos inteligentes no es una tarea sencilla. A menudo los líderes corporativos tienen inconvenientes para identificar el enfoque ideal para la compañía. Por lo que es muy conveniente conocer acerca de la metodología Smart.

 

Ya que esta metodología integra una serie de directrices que permiten aclarar las ideas, conocer el contexto corporativo y trazar objetivos muchos más eficientes. En este post te contaremos cómo funcionan los objetivos inteligentes y cómo puedes aplicarlos en tu organización.

Utiliza nuestro software de Objetivos & Metas

¿Qué son los objetivos SMART?

 

Los objetivos SMART u objetivos inteligentes se caracterizan por ser metas específicas, medibles, alcanzables, relevantes y a tiempo. De esta manera, logran que las organizaciones tengan una gestión estratégica más controlada y eficiente.

 

Esta herramienta proviene de la metodología Smart, la cual tiene como principal finalidad ayudar a las compañías a identificar los objetivos eficientes diferenciándolos de aquellos que no lo son.

 

Además, fomenta la organización consciente, permitiendo alcanzar metas posibles dentro de un lapso de tiempo coherente. De esta forma, la organización podrá tener un apropiado seguimiento de sus objetivos.

 

Las organizaciones que no tienen metas concretas o que no fijan un objetivo realista, suelen tener un rendimiento deficiente. Por supuesto, este panorama puede traer consigo inconvenientes como la falta de productividad o el estancamiento organizacional.

 

Mientras que las compañías que se centran en establecer objetivos SMART obtienen mejores resultados. Por ejemplo, adquieren referencias detalladas sobre el crecimiento de la organización.

 

Además, logran identificar cuáles son las prioridades corporativas siendo separadas por departamentos. Sin duda, es indispensable que las organizaciones se adhieran a la metodología Smart por todo lo que esto ofrece.

 

Es muy útil comprender lo que engloba el acrónimo SMART para tener una buena definición sobre los objetivos inteligentes. La palabra define las siguientes características.

 

S (Specific) = Específicos.

M (Measurable)= Medibles.

A (Achievable) = Alcanzables.

R (Relevant) = Relevantes.

T (Timely) = Proyectados en el tiempo.

¿Quieres recibir novedades de Objetivos & Metas?

¿Cómo aplicar el método Smart?

 

Tal como podemos apreciar, definir un objetivo inteligente supone verificar que la meta cumpla con una serie de características. Pero lograr esto no siempre es una tarea fácil, es importante comprender qué supone cada factor para integrarlo a cabalidad.

 

Si estás pensando en aplicar la metodología Smart en tu organización, es importante que tengas en cuenta las siguientes recomendaciones. Te mostraremos la importancia de las cualidades que forman parte del objetivo Smart y te compartiremos algunos tips para que sepas cómo manejar cada sección.

 

1. Cada objetivo debe ser específico

 

Cuando trazamos metas específicas también logramos verificar que sean realistas y alcanzables en un determinado lapso de tiempo. Algunos líderes corporativos comenten el error de fijar objetivos muy ambiguos.

 

Por ejemplo, tener como objetivo que tu compañía sea la más reconocida en tu nicho, denota motivación y compromiso con la organización. Sin embargo, pese a ser una meta grande, incluye muchos factores que hacen que no resulte tan específica.

En cambio, si los objetivos se centran en llevar a cabo tareas concretas, entonces cumple con la perspectiva SMART.

 

Por ejemplo, tener como meta fidelizar tus clientes, captar nuevos compradores, alcanzar nuevas alianzas comerciales o vencer desafíos corporativos, es mucho más específico. Por lo que este tipo de metas corresponden con los ejemplos de objetivos Smart.

Utiliza nuestro software de Objetivos & Metas

¿Cómo lograr que tu objetivo sea específico?

 

A continuación, algunas recomendaciones para que identifiques si has fijado un objetivo específico.

 

  • Propósito: es importante que definas lo que pretendes lograr con tu meta. Por ejemplo, supongamos que deseas fidelizar a tus clientes. Es importante que te preguntes, ¿Para qué? Seguramente sería para obtener contrataciones frecuentes, recibir recomendaciones, etc.

  • Plan: también es necesario que identifiques los puntos clave sobre cómo llevar a término tus objetivos específicos. No solo debemos tener en cuenta lo que vamos a hacer sino también qué pasos daremos para lograrlo.

  • Límites: a menudo nos encontramos con obstáculos cuando deseamos alcanzar objetivos o metas. Es importante que antes de poner en marcha tu plan tengas identificados los posibles límites.

  • Equipo: el método Smart nos impulsa a trabajar con la colaboración de equipos eficientes. Por lo que debes tener previsto quiénes son los profesionales que te ayudarán a alcanzar tus objetivos.

 

2. Verifica que tu meta sea medible

 

El método Smart también indica que el objetivo debe ser medible. Ya que de otra manera no podríamos estimar cuál ha sido nuestro progreso. Las organizaciones deben tener una dirección establecida para que cada decisión tomada tenga sentido.

 

De acuerdo con esto, no tendría sentido fijar un objetivo del cual no podamos tener referencias en relación a su alcance. Y es que si no tenemos claridad acerca de si hemos alcanzado o no una meta, entonces el resultado no es confiable.

 

Un ejemplo de objetivo Smart medible es querer aumentar el tráfico web de tu negocio. Se trata de una meta específica y que puede medirse gracias a diversos softwares analíticos. Si deseas conocer más visita: 10 tendencias de People Analytics para el 2021

 

Gracias a esto podrás saber en qué porcentaje ya has cumplido con el objetivo, y a su vez sabrás cuánto te falta para superar el reto en su totalidad. Ten en cuenta que el seguimiento de los objetivos es indispensable en la metodología Smart.

 

Recuerda que tras verificar el cumplimiento de las metas y tener una medición de las mismas, es posible identificar fallas en la planificación. Y por supuesto, esto permite tomar las medidas correctivas necesarias.

 

Sugerencias para medir tus objetivos

 

Te recomendamos tener en cuenta los siguientes factores clave para definir un objetivo inteligente que sea medible:

 

  • Identifica la cantidad o porcentaje en la que esperas realizar una determinada actividad. Por ejemplo, supongamos que deseas aumentar las visitas webs un 50%, esto te dará un rango de medición.

  • También es recomendado tener en cuenta una estimación sobre lo que estás en disposición de invertir para cumplir con tu meta. Al fijar una cifra exacta sabrás si lograste mantener dicho presupuesto o si no fue posible.

  • Es indispensable que tengas indicadores que especifiquen cuando hayas cumplido con tus objetivos inteligentes. Dichos recursos varían de acuerdo al tipo de meta que te hayas establecido.

 

3. Los objetivos deben ser alcanzables

 

Tener un objetivo realista es de suma importancia en el método Smart. Aunque es válido plantearse metas desafiantes, éstas deben ser alcanzables. Desafortunadamente, muchas personas se equivocan en este punto.

 

Lo ideal es tener en cuenta el esfuerzo y los recursos que debemos destinar para cumplir con nuestros propósitos corporativos. Puesto que si solo tenemos en cuenta lo que podemos ganar, posiblemente no pensemos de manera objetiva.

 

A menudo quienes se plantean metas muy altas no se dan cuenta de que son objetivos poco alcanzables. Si tu más grande sueño es que tu compañía se vuelva multinacional, puedes lograrlo, pero siempre que tus condiciones te lo permitan.

 

Si recién inicias con tu negocio y estás asentando las bases, ¿Realmente tienes los recursos para convertirte en una multinacional? Puede que sea algo poco alcanzable para ti en este momento.

 

Sin embargo, si esa gran meta la divides en objetivos inteligentes más pequeños, podrás ir dando pasos que te irán llevando hasta donde realmente deseas llegar.

 

Lo mejor es que pongas en una balanza el esfuerzo, tiempo y recursos que vas a necesitar para cumplir con tu meta y que lo compares con el nivel de ganancias y con tus prioridades.

 

Ten en cuenta que saber si un objetivo es alcanzable o no, no debe tomarse desde la percepción personal.

 

Realmente para tener esta estimación es necesario realizar un profundo análisis. De hecho, el método Smart valora considerablemente este tipo de estudios.

banner_objetivos.png

Consejos para identificar que tu meta es alcanzable

 

  • Es necesario que determines qué acciones puedes tomar para cumplir un objetivo inteligente superando los límites financieros. Gracias a esto podrás tener un mejor control y percibirás resultados en un lapso prudente de tiempo.

  • Además, es necesario que trabajes en la planificación general en torno al cumplimiento de tu objetivo Smart. Es posible que te encuentres con algunos desafíos, y debes tener en mente qué hacer en determinadas circunstancias.

  • Nuevamente, es necesario que identifiques cuál será la participación de tu equipo. Sobre todo si te has planteado una meta bastante desafiante, siempre que tengas todo bastante bien calculado, podrás tener más oportunidades de progresar.

 

4. El objetivo tiene que ser relevante

 

A menudo el método Smart nos impulsa a plantearnos objetivos que influyen en el crecimiento de la organización. Pero nos conduce a hacer esto de una manera inteligente. Y parte de esto es lograr que la meta propuesta sea relevante para la compañía.

 

Si bien algunas personas se formulan metas realmente grandes, hay quienes se fijan objetivos bastante pequeños e incluso poco relevantes. Por esta razón, es indispensable ser equilibrados al elegir el enfoque corporativo.

 

Plantéate si realmente merece la pena destinar tiempo, esfuerzo y recursos en cumplir con un objetivo poco rentable. Ten en cuenta que cada acción tomada a nivel corporativo tendrá una reacción, y hay que trabajar para que ésta sea positiva.

 

Los objetivos Smart son relevantes porque proporcionan beneficios identificables incluso antes de que las metas se concreten. Además, este tipo de objetivos suelen tener cierta relación con otros propósitos de la organización.

 

Tips para identificar una meta relevante

 

  • Pregúntate por qué merece la pena destinar tiempo y esfuerzo en cumplir con tu objetivo. ¿Esa meta te ofrecerá ganancias equilibradas en función a los recursos que destinarás para cumplirla?

  • También es importante que verifiques si el objetivo te ayudará a cumplir con otros propósitos de acuerdo a las necesidades o prioridades presentes en tu organización.

  • Los especialistas en estrategias de negocios también sugieren verificar si la meta tiene concordancia con el entorno socio-económico del nicho donde te desempeñes.

  • Además, es válido que te cuestiones acerca de si podrás cumplir con ese objetivo por cuenta propia o si necesitarás apoyo de tu equipo. De requerir apoyo, ¿Qué deberá hacer cada profesional de tu compañía?

 

5. Los objetivos inteligentes deben fijarse a plazos

 

Poner una fecha límite para cumplir con un objetivo inteligente es uno de los pasos más relevantes de este método. El tiempo es uno de los recursos más valiosos dentro de una organización y es importante gestionarlo de manera oportuna.

 

No es tan positivo plantearse, “quiero duplicar mis ventas”. En cambio decir, “quiero duplicar mis ventas en los próximos ocho meses”, es más factible. Pues en la metodología Smart se valora el seguimiento de los objetivos de acuerdo al límite para cumplirlo.

 

Sin embargo, es importante gestionar esto de manera realista. Ya que algunas personas son muy optimistas y aseguran poder lograr algo a corto plazo cuando las posibilidades de hacerlo son más bien escasas.

 

También se recomienda valorar las necesidades o prioridades en la organización. Por ejemplo, supongamos que necesitas realizar una evaluación de desempeño para conocer el rendimiento de tus trabajadores. Dada la urgencia debes preguntarte, ¿Cuál es el tope máximo de tiempo que necesitarás?

 

Ten en cuenta que parte del motivo de fijar una fecha para cumplir un propósito tiene que ver con la organización y la motivación. Cuando sabemos que debemos ajustarnos a una planificación solemos trabajar de una forma más organizada.

 

A su vez, el sentido de urgencia puede motivarnos a sumar todos los esfuerzos posibles para cumplir con una determinada meta. Por lo tanto, lo ideal es fijar una fecha límite realista y trabajar para cumplir con lo propuesto.

 

Consejos para definir los plazos

 

  • No puedes establecer el plazo basándote en lo que consideras posible, debes basar tus suposiciones en resultados o hechos reales.

  • Se recomienda valorar las directrices para cumplir con el objetivo Smart, ya que esto te dará referencias sobre los esfuerzos que vas a necesitar y el tiempo que deberás ocupar en cumplir con cada aspecto.

  • De un mismo objetivo puedes tener pequeñas tareas con metas de tiempo a corto y a largo plazo. Plantéate, ¿Qué puedo hacer durante las próximas dos semanas? Pero también debes tener en cuenta lo que puedes logar en meses.

 

Importancia de los objetivos Smart

 

Es normal que te preguntes si realmente merece la pena trabajar en definir objetivos inteligentes. Por lo que hemos recopilado una lista resaltando los aportes que tiene esta metodología para el progreso de los negocios.

 

Mejorarás tu visión corporativa

 

Las empresas deben plantearse objetivos de forma constante, sobre todo ahora que el auge tecnológico ha dado paso a una gran competitividad comercial.

 

Pero para esto debes identificar la visión de tu negocio, tener una organización sin dirección supone fracasar constantemente. Por suerte la metodología inteligente Smart ayuda a los directivos a tener una visión detallada de su negocio.

 

De esta manera comprenden lo que disponen y lo que representan en la actualidad, lo cual les permite descifrar en qué posición desean estar a futuro. A su vez, esta visión clara ayuda a los trabajadores a sentirse más comprometidos en su entorno.

 

Tus decisiones serán más conscientes

 

Es indispensable que las organizaciones tomen decisiones siempre pensando en el bienestar y la solidez de su negocio. Gracias al método Smart, antes de generar una acción es necesario analizar y planificar.

 

Además, los objetivos Smart nos ayudan a conocer nuestros límites o posibles obstáculos. Por lo que es mucho más fácil plantearse cómo abordar este tipo de situaciones de forma previa, evitando así perder tiempo o recursos.

 

Facilita la gestión de las prioridades

 

Jerarquizar y poner en orden las prioridades en la organización es indispensable. Ya que ofrece más control y permite que el cumplimiento de los objetivos realmente ofrezca beneficios a la compañía.

 

Además, de esta manera se limita cualquier tipo de necesidad o de deficiencia presente en un área corporativa. Atender las metas de acuerdo a la prioridad es una decisión bastante responsable, la cual evita un montón de inconvenientes.

 

Aumento del control corporativo

 

Saber en qué está trabajando tu organización te ayudará a tener una visión completa sobre la dirección de tu negocio. De esta manera, en el caso de que haya debilidades será mucho más fácil percibirlas y corregirlas.

 

Además, gracias al nivel de control que ofrece el método Smart en las organizaciones, es mucho más fácil gestionas los presupuestos. Y por supuesto, permite optimizar los recursos tanto físicos como financieros.

 

Favorece a los equipos de trabajo

 

Cuando los trabajadores son conscientes sobre lo que deben realizar y sobre el tiempo que tienen para cumplir con un objetivo, son capaces de mostrar una mejor organización. A su vez, la metodología Smart mejora la solidez de los equipos de trabajo.

 

Ya que cada tarea asignada ha sido ideada tomando en cuenta las cualidades del trabajador. Por lo que todos los que están presentes en la organización podrán sentirse útiles y estarán dando lo mejor de sí para el alcance de un propósito.

Utiliza nuestro software de Objetivos & Metas

En conclusión: ¿Qué deben tener los objetivos Smart?

 

Los objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y planificados en función del tiempo. Aunque poner en marcha la metodología inteligente (Smart) conlleva muchos esfuerzos, es una herramienta de gran apoyo para el desarrollo organizacional.

 

 

Equipo KPI!

contacto@kpiestudios.com