Nos pusimos rojos de vergüenza porque es primera vez que nos equivocamos